Cuidado del auto

El aceite ideal para el motor de tu auto: ¿Cómo escogerlo?

11 septiembre, 2016

Compartir

Imagina que el motor de tu auto es tu cuerpo; ambos requieren de cuidados constantes para trabajar eficazmente: el cuerpo necesita hidratarse y alimentarse, así mismo, el motor requiere atención en el funcionamiento de sus componentes y renovación periódica de aceite.

El cambio de aceite es esencial para mantener tu automóvil en óptimo estado, porque no sólo lubrica las piezas, también neutraliza los ácidos generados por la combustión, regula la temperatura y mantiene limpio el motor.

Hazlo con el apoyo de un especialista, pero siempre toma en cuenta que, así como existen diversos tipos de motores, cada uno requiere de un aceite en particular.

En LTH sabemos que te preocupas por la eficiencia de tu auto, por eso te despejamos la siguiente duda, ¿cuál tipo de aceite es el adecuado?

Los aceites se clasifican por el tipo de servicio y grado de viscosidad.

La clasificación de servicio señalada en la etiqueta del aceite, indica la calidad del aceite y el tipo de motor en donde debe utilizar , esto depende del modelo de fabricación. Para motores de gasolina se utiliza “S” y para Diesel se utiliza “C”. Las siglas actuales y de mejor tecnología son SN y CJ-4 respectivamente.

La viscosidad es la medida de restricción a la fluidez del aceite y depende de la temperatura, está señalado a través de 2 cifras separadas por una W. La primer cifra se refiere a la viscosidad del aceite al arranque del motor y se debe tomar en cuenta el tipo de clima en el que vives; si es extremoso o no. La cifra después de la W es la viscosidad de operación del motor, que ronda los 100 °C, sin importar el clima.

El organismo que rige la calidad del aceite es la API (Instituto Americano del Petróleo) y la viscosidad es la SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices).

Los lubricantes para motores de combustión interna están hechos de un básico de petróleo o sintético, y un paquete de aditivos que le da las características necesarias para protección y desempeño de acuerdo a su uso o servicio.

Los principales tipos de aceite son:

Minerales: Son derivados del petróleo y sus propiedades dependen de la calidad del crudo y del proceso de refinación, que consiste en la separación de componentes químicos no deseables. Las moléculas que lo conforman son de diferentes tamaños y formas. Dentro de los minerales tenemos:

Monogrados: En estos, los aditivos utilizados no controlan la viscosidad, por lo que varía mucho respecto a la temperatura. Solo se puede medir con operación del motor (100 °C) ya que la viscosidad a temperatura ambiente es muy alta. En climas fríos son demasiado viscosos y se dificulta su fluidez hacia los componentes del motor en el momento de arranque, por lo que no se recomienda su uso.

Multigrados: Utilizan aditivos mejoradores del índice de viscosidad que les permite fluir fácilmente en climas muy fríos. Esto significa que su viscosidad no varía tanto como en los monogrados por efecto de la temperatura, además no se afecta su viscosidad durante la operación del motor a 100 °C. Y se pueden utilizar todo el año.

Sintéticos: No se obtienen de la refinación del petróleo, sino por síntesis química, es decir, son diseñados y fabricados a partir de una reacción llamada polimerización; de un gas natural como el etileno se obtienen moléculas idénticas y repetidas, por lo que su desempeño es predecible y calculado. Mejora las características para la protección adecuada de un motor: mayor lubricidad, menor coeficiente de fricción molecular, mayor índice de viscosidad (no se requieren aditivos mejoradores del índice de viscosidad), mejor fluidez, mayor resistencia a la oxidación y por lo tanto, mayor duración que los aceites minerales.

Semi-sintéticos: Son una mezcla entre un básico mineral y uno sintético, en proporciones no especificadas y, dependiendo del fabricante, puede contener entre el 5% y 50% de básico sintético.

Otra clave, renovar el filtro

El motor necesita oxígeno para funcionar y lo toma del aire, sin embargo, las impurezas que contiene podrían causar daños al motor y al aceite. Para un desempeño eficaz deberá mantenerse limpio. Además, debido a la combustión interna que genera la energía en movimiento, se produce hollín y otros compuestos que afectan directamente al aceite y a las piezas.

Por esta razón es importante que cada cierto tiempo realices el cambio de aceite y filtro en tu automóvil, y no escatimes en el costo, ya que no es funcional poner un aceite nuevo y dejar el filtro viejo. Éste elemento es muy importante para evitar que las impurezas del aire lleguen al interior del motor.

Sabemos que te preocupas por tu auto, por eso dale los mejores cuidados con una revisión periódica al motor, empleando el aceite recomendado por el fabricante.

Comentarios:

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir