Cultura auto pop

Elementos de viaje: ¿A qué suena la canción perfecta para un road trip?

1 mayo, 2016

Compartir

Los gustos musicales son individuales.

No importa si creciste toda la vida con tus hermanos, en algún momento su afición musical tuvo que tener un punto de separación, no por otra simple razón más que por ser individuos, cada uno con sus preferencias e intereses.

Por ello, no para todos las mismas canciones tienen el mismo impacto.

Sin embargo, una buena canción para carretera es identificable casi al instante y nos puede poner en la misma sintonía.

Las grandes canciones para manejar son reconocibles desde los primeros acordes. Tienen un elemento épico que las hace que suenen más poderosas mientras las escuchas con las manos en el volante. Hacen que la música se vuelva un GPS emocional de un viaje.

Una buena canción en el momento perfecto puede transformar un viaje más en un recorrido trascendente y, en el mejor de los casos, un recuerdo que nos acompañará de por vida.

Ahora te presentamos una tercia de razones que hacen que una canción califique como ideal para un road trip.

Primero, está un elemento externo. La canción tiene que complementar al paisaje externo. El destino de tu viaje le puede inyectar mayor potencial al sonido que sale de tus bocinas. No en balde Bruce Springsteen suena mejor cuando vas en un highway americano. Encontrar sonidos acordes a tu viaje puede darle más emotividad a tu viaje.

Segundo está el elemento fisiológico, las canciones que van desde los 60 a los 100 latidos por minuto son ideales para manejar de acuerdo a un estudio de la Universidad Metropolitana de Londres. Son básicamente las que van con el rango de los latido del ser humano. Canciones que cumplen con esta métrica van desde “Tiny Dancer” de Elton John –ya inmortalizada como joya de la carretera en la película “Casi Famosos”– a “Karma Police” de Radiohead y “The Scientist” de Coldplay.

Finalmente, está el elemento de conocimiento previo. Usualmente las mejores canciones son las que te llevan por su propia fuerza a ponerte a cantar. Los grandes éxitos de Queen suelen provocar esa reacción. Si tu acompañante no se anima a tratar de imitar las imposibles voces de “Bohemian Rhapsody” o “We Are The Champions”, considera cambiar de co-piloto.

Un auto se hizo para recorrer distancias, pero en realidad es el mejor lugar para escuchar música: aislado de todo, nos movemos al ritmo que queramos.

Comentarios:

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir